Un Ejemplo de Crowdfunding Inmobiliario

Un Ejemplo de Crowdfunding Inmobiliario

Ejemplo de crowdfunding inmobiliario

Imaginemos que te interesa invertir en una propiedad en Chicago. Tradicionalmente, hubieras tenido que comprar la propiedad, alquilarla y quizás venderla más adelante. Suponiendo que el valor de la propiedad es de USD 100.000, este plan te requeriría grandes cantidades de dinero, sin hablar del tiempo y los conocimientos necesarios para administrarlo. Todo eso implica elevados niveles de riesgo.

A través del crowdfunding inmobiliario, te unes a otras personas e inviertes lo que puedas en la propiedad. Las oportunidades ofrecidas seguramente serán administradas por profesionales del sector inmobiliario, lo que significa que no tendrás que preocuparte por las reparaciones, la búsqueda de inquilinos o el cobro del alquiler. Este es uno de los tantos beneficios del crowdfunding inmobiliario.

Decides invertir USD 10.000 en un crowdfunding para una propiedad de USD 100.000. Eso significa que técnicamente eres dueño o dueña del 10 % de la propiedad. Si genera ganancias netas de alquiler de un 6 %, esto equivale a USD 6000 anuales, de los cuales el 10 %, USD 600, te corresponden.

Digamos que la propiedad se vende 4 años después por un valor de USD 120.000. Esto equivale a un crecimiento del capital del 20 %, es decir USD 20.000 en total, de los cuales el 10 % es tuyo.

Tus USD 10.000 originales generaron un beneficio de USD 4400: USD 2400 de ganancias de alquiler (4 x USD 600) más USD 2000 de crecimiento del capital. Tu inversión ha generado una ganancia total del 44 % o ganancias anuales del 11 %.

La inversión conlleva riesgos, incluida la pérdida de capital y la falta de liquidez. Lee nuestra Advertencia de Riesgo antes de invertir.